Archivo de la etiqueta: izquierda

Tiempos de reflexión y cambio

Si en algo estamos casi todo el mundo de acuerdo es que estas elecciones europeas han supuesto un antes y un después en el panorama político. Aunque no se pueden extrapolar datos de unas europeas a unas generales y mucho menos a unas municipales, es conveniente reflexionar sobre sus resultados.

Sin entrar en datos y estadísticas, hay algunas conclusiones que se pueden sacar de todo esto. La primera de ellas es el batacazo que se ha llevado el bipartidismo (pero un batacazo pequeño porque, como me recordaba ayer mi hija, el PP ganó las elecciones con un machista al frente y ¿cuántas mujeres le votaron?). El segundo, la atomización del voto y el tercero la polarización del mismo. Frente a los dos partidos mayoritarios que pujan por un un espacio de centro, claramente inclinado a la derecha, surgen a un extremo y otro nuevos partidos que  buscan la identificación con la izquierda y la derecha. Lógicamente, como a la derecha del PP queda muy poco espacio, la subida impactante, y la que nos toca, ha sido de la izquierda.

He de ser sincera. En un principio Podemos me pareció un proyecto más de los han surgido (Izquierda Anticapitalista, Equo, etc…) pero los resultados me hicieron ver que estaba equivocada. Si bien es cierto que ahora tienen que terminar de definirse, desarrollar sus propias contradicciones internas y asentarse, Podemos ha sido un éxito. Han sabido llegar e ilusionar. A las pruebas me remito. Estos dos días en twitter he llegado a tener empacho de Podemos. El podemos inicial se conviertió en un ¡joder, pues pudieron!. Más allá del hartazgo, la sensación fue de rabia y la eterna pregunta que creo que nos hemos hecho casi todo el mundo ¿por qué ellos si pudieron y nosotros no hemos podido? Pregunta que debe hacerse honesta y sinceramente Izquierda Unida.

Podemos como tal, es parte del fracaso de IU.

Que surjan otros partidos que compitan por el espacio electoral en el que históricamente te mueves es un rotundo fracaso de una izquierda que quiere ser aglutinadora y que tiene como mandato la construcción de un gran bloque social.

Que ese partido de un aire fresco a la política, que ilusione, es otro fracaso. La sociedad está pidiendo a gritos otra forma de hacer política. El otro día lo definí de esta manera. La sociedad quiere que el político viva la calle y que no la cite en su despacho. Se quiere transformar la democracia representativa en una democracia directa. Las estructuras del sistema liberal están tocadas de muerte, y como aquel mayo del 68, se reclaman otras formas. Ya no sirve la manera en la que tradicionalmente se había hecho política.

Otra cosa que ha traído Podemos es la profesionalización de la política frente a los políticos profesionales (a los que llaman casta política). Lo primero es fácil de mantener. Las cabezas visibles son politólogos, gente cuya profesión es la del análisis y asesoramiento político. Lo segundo es complicado de mantener en el tiempo pero de momento ya ha dado sus primeros frutos: la identificación del elector con su representante. El espejo en el que se mira una sociedad preparada y precarizada.

Es tiempo de cambio. No podemos quedarnos en los seis diputados obtenidos (que supone un gran avance y no reonocerlo un desprecio a quien nos ha votado). No podemos culpar al empedrado, a la presencia mediática de los líderes de Podemos, a su populismo (que per se no es malo, solo cuando se combina con demagogia) o sus necesidades yoícas.

No podemos quedarnos solo en lo electoral. Sinceramente la caída del bipartidismo me deja fría, sólo me interesa porque se acorta el espacio para la conquista de un cambio político profundo, pero … ¿cuántos escaños nos quedan para cambiarlo desde dentro?

Tampoco debemos hacer exaltaciones triunfalistas. Seamos sensatas. Seis más cinco (me gusta más que el seis frente a cinco que leo a menudo) son una insignificancia frente a todo lo que nos rodea, frente a todos los ataques que padecemos y los recortes que sufrimos. No hemos triunfado porque no sabemos si ese aumento ha traído a gente descontenta que mira las protestas desde el sofá de su casa, o es un voto de castigo puntual a los partidos mayoritarios en unas elecciones en las que la gente cree que no se juega nada.

Hay que cambiar, romper las viejas estructuras arcaicas, amoldarse a una parte de la sociedad que pide cambios y atraer a otra parte que sigue perpleja ante lo que está pasando.

 

Anuncios

Censura, criminalización y tortura…

Creo recordar que es el segundo post que abro bajo este mismo título. El primero fue del caso Egunkaria, porque esas fueron las conclusiones que saqué de la sentencia y que resumo en el post que cito.

El segundo post es para el tratamiento que se está dando por los medios de manipulación de masas a los acontecimientos que se vivieron ayer en el Parlament de Catalunya. Iba a escribir sobre ello, sobre los acontecimientos, pero Isaac Rosa lo ha hecho hoy tan bien que simplemente os dejo que lo leáis a él para que saber lo que opino yo del tema.

Voy a referirme al 15M y a cómo se está tratando por parte de los medios de manipulación ahora que han visto que el movimiento, lejos de decaer, cada vez va teniendo las cosas más claras.

Lo que sucede entre el 15M y los que tienen el monopolio de la violencia, esto es, los muchachos de Rubalcarga, es censurado en la red. Como muestra un botón, el vídeo que tengo en mi anterior post se ha puesto directamente como privado. También quitaron un vídeo de la carga en Valencia. Se envalentonan y después les debe dar “no sé qué” que la ciudadanía lo vea.

El movimiento se criminaliza y se criminaliza por parte de los voceros del poder, esto es, de los medios de comunicación. Ya no les interesa. Han dejado de hacerles gracia los cuatro “perroflautas” que dormían en tiendas de campaña en Sol y que hablaban de política (no de politiqueo que es lo que nos venden todos los días). Ahora, como el mensaje cala, los chicos no son violentos (excepto cuatro descerebrados que imitan a los que manda Rubalcarga) y parece que el discurso, por su coherencia, va impregnando muchas mentes que estaban dormidas… han pasado a tenerles miedo. Por eso les atacan, han pasado de ser “indignados e indignadas” a ser unos descerebrados, “kaleborrokas” (qué lástima no nos hubiésemos plantado cuando lo normalizaron en su discurso), indignos y unos vagos y maleantes. Así o con otras palabras, pero la esencia es la misma.

Pero de lo que nos olvidamos es que al movimiento 15M también se le tortura. Se tortura además de la forma psicológica, mediante su criminalización y su censura, se tortura de forma física cuando los que visten de azul y llevan casco desenfundan sus porras y arremeten contra ellos y se tortura cuando se justifican esas salvajadas (que se harán y ya se está haciendo) porque previamente lo han criminalizado.

No hay nada nuevo, se hizo y se sigue haciendo con la izquierda en el País Vasco y se hará contra todo aquel que se mueva. La historia se repite. El poder es el poder y no lo tiene cualquiera.

PD: Me estoy enterando vía twitter que las personas que han vuelto a colgar el vídeo de los infiltrados de mi anterior post están recibiendo amenazas jurídicas para quitarlo.

Sigue en directo la I Asamblea de Refundación de la Izquierda

Hoy en Fuenlabrada se celebra la I Asamblea de Refundación de la Izquierda. Una Refundación, que como sabes está promoviendo IU, pero a la que ya se han unido numerosas personas de izquierdas que quieren luchar por un proyecto común frente a los ataques del liberalismo.

Puedes seguirla en directo si pinchas aquí, o si lo prefieres en cualquiera de estos enlaces:

Emite:
http://video.refundandolaizquierda.net/

Difunden:
http://www.izquierda-unida.es/
http://www.pce.es/

http://www.iucm.org/

http://www.iularioja.org/
http://plazaroja.org/
http://angelsmcastells.nireblog.com/post/2010/06/26/refundando-la-izquierda

http://iu-hortaleza.org/
http://desdelacantera.blogspot.com/
http://viramundeando.blogspot.com/
http://www.iusalamanca.org/
http://www.iucordoba.org/
http://www.pcacordoba.es/

http://fuentepalmeratimes.blogspot.com/
http://www.iufuentepalmera.com/
http://iupalmadelrio.blogspot.com
http://izquierdaunidadealmodovar.blogspot.com
http://www.iulasrozas.org/index.php?option=com_content&task=view&id=141&Itemid=6

http://ventanasdelfalcon.blogspot.com/2010/06/construir-movimiento-refundar-la.html

http://ceronegativo.net/2010/06/26/la-refundacion-de-la-izquierda-en-directo/
http://nicolasdurancornella.blogspot.com/2010/06/dentro-de-pocas-horas-se-iniciara-la-i.html

http://izquierdaunidamolina.blogspot.com/
http://arraiosoundsystem.blogspot.com/

http://www.iumorata.blogspot.com/

Nota: Parece que hay problemas técnicos con la emisión. Puedes seguirla en twitter a través de @iunida o en #refundacion

El poder (económico) siempre gana

Pasó casi como un suspiro la noticia de la condena a 23 trabajadores a dos años de cárcel por reinvicar sus derechos. Pasó por nuestras vidas así como que no quiere la cosa, tal vez por la cotidaneidad o porque andan muy preocupados hablando de la falta de libertades en Cuba.

Quienes me conocen saben que tengo una obsesión casi enfermiza en denunciar la falta de libertades en nuestro país, la actuación del estado como poder coercitivo, la fascistización de nuestra sociedad y los estragos del pensamiento único. Pruebas manifiestas he dado en este blog de ello, que es casi monotemático del tema, de hecho, tengo una categoría donde lo voy recogiendo: sin derecho a la disidencia.

Pues bien, los trabajadores del aeropuesto del Prat un buen día decidieron okupar las pistas del aeropuerto en defensa de su empleo. Iberia había perdido la concesión del servicio de tierra y peligraba la nada despreciable cifra de 2.500 empleos.

Pese a que el paro y la inestabilidad laboral son de las mayores preocupaciones de los españoles hoy en día, por aquel entonces (julio del 2006) vivíamos tiempos felices y la noticia no fue la pérdida de empleo (hoy tampoco lo sería, no seamos ilusos) la noticia fue el kaos que habían producido los trabajadores a la compañía y a los individualistas pasajeros (porque la solidaridad de clase sólo la reivindicamos, hoy en día, cuatro locos y algunos dicen que estamos muertos).

Y es que hacer afrentas al kapital de este calado, que supongan cuantiosas pérdidas, es una afición de mucho riesgo. El poder (económico, siempre económico, pues no hay otro) tiene la batuta en su mano.

Las noticias se hacían eco de las consecuencias del hecho que las produjo, pero no redundaron en lo que era la noticia en sí: que cientos de trabajadores, de manera espontánea decidieron okupar durante dos horas las pistas del Prat en defensa de su trabajo. Omitieron de manea descarada el conflicto que dio lugar a lo que ellos consideraron noticible: la lucha de clases; porque no interesa ni despertar conciencias que están dormidas, ni significar que ese conflicto es inherente a nuestras sociedades.

Cuando hablamos de puesto de trabajo tenemos que ver las implicaciones sociológicas que van parejas, porque el trabajo es lo que garantiza otros derechos constitucionales como la vivienda y lo que nos otorga derechos de ciudadanía. Por lo tanto, la defensa del puesto  de trabajo no es algo tan baladí como para medir sus consecuencias en vuelos cancelados o en horas de espera.  

Y p0r supuesto el juez le ha dado la razón al kapital y condena a dos años de cárcel a 23 trabajadores por su grave afrentae. Pero la sanción es simbólica y con un significado concreto. No condena a los trabajadores a dos años de cárcel, puesto que no la tendrán que cumplir, la sentencia nos dice al resto que eso es lo que nos espera si hacemos algo semejante.

Eres libre, pero atente a las consecuencias.

Una lección francesa para la izquierda no sectaria

Imprescindible artículo de Salvador López Arnal leído en Rebelión. Imprescindible en esta reubicación de la izquierda, en este proyecto de Refundación en el que estamos, y cuando ha sido noticia la pinza entre el PP y el PP para robarle escaños a IU. Por eso lo copio tal cual respetando, incluso el título.

En una entrevista casi imprescindible de Andrés Pérez [1] a Christian Audoin, un candidato de la coalición alterglobalista en las recientes elecciones municipales y regionales franceses, un dirigente del Partido Comunista francés, el magnífico periodista de Público dada cuenta que una región francesa estaba siendo mirada con lupa por los analistas:

    “[…] en la región históricamente de izquierdas que es Limousin, en el centro del país, la coalición alter-globalista Limousin, Terre de Gauche, que integra al Partido Comunista Francés (PCF), al Partido de Izquierdas y al Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), se enfrentará en la segunda vuelta al Partido Socialista y a los sarkozystas. Al frente de ella está Christian Audoin, líder local del PCF”.

Tras el 13,1% de votos que habían obtenido en la primera vuelta, preguntaba Andrés Pérez a Audoin, por qué no había abandonado al Nuevo Partido Anticapitalista y había cedido a las presiones para fusionar la lista del PCF con la del PS. La respuesta vale su peso en valores republicanos socialistas transformadores:

    “[…] Nosotros presentamos una propuesta de fusión con los socialistas y los Verdes, y se lo hicimos saber. Al mismo tiempo, nuestro proyecto unitario dejó claro a los votantes durante la campaña que queremos una izquierda apegada a sus auténticos valores, con un programa alternativo, muy antiliberal, y propuestas de realizaciones claras que nos permitirán defendernos del liberalismo, soluciones de resistencia y perspectivas de futuro. Chocamos con la intransigencia del PS. Un PS que se quedó sorprendido con nuestro 13,1% de la primera vuelta. El PS interpretó que ese resultado era el nacimiento de un polo que pone en duda su hegemonía. Y ha reaccionado frente a ese cambio… La manera que tuvo de concretar esa reacción fue rechazar que el NPA entrara en una futura mayoría de izquierdas. En nombre de la lealtad, que es uno de los valores de base de la política, yo no podía ceder a esas presiones. Era imposible tal desprecio con nuestros electores. Hubiéramos podido negociar un programa de izquierdas, pero no en esas condiciones”.

Qué diferencia, seguía preguntado Andrés Pérez, los programas del Frente-NPA y del Partido Socialista Francés:

    “[…] En primer lugar, el grado de determinación en el combate contra la derecha, y la posición frente al liberalismo. Nosotros proponemos no ceder ni un milímetro, y hacer que la gestión regional sea el escudo frente a la derecha y frente al liberalismo, sin compromiso. Es ese primer punto el que nos diferencia totalmente del PS. En segundo lugar, queremos cambiar el registro democrático, colocando en el centro del sistema de decisión a los ciudadanos. Se trata de crear asambleas participativas de ciudadanos en cada departamento, unas asambleas dotadas de poder de codecisión para los grandes asuntos regionales. Un punto muy particular es la cuestión de las ayudas públicas a las empresas, que son una de las grandes competencias de los consejos regionales en Francia. Nosotros exigimos que cada ayuda concedida a una empresa deba recibir primero el acuerdo de los trabajadores de esa empresa. Y que una vez concedida, comités de empresa y sindicatos se encarguen de hacer el seguimiento, evaluación y control”.

A qué nivel de voto sería un éxito la experiencia de izquierda real que intentaban el Frente y el NPA preguntó Andrés Pérez a continuación: el 17% era una posibilidad real, respondió el dirigente del PCF, pero si superaban el 13,1% de la primera vuelta, los electores validarían la experiencia política de creación de una nueva izquierda. Estaba en marcha el laboratorio de esa nueva izquierda.

El experimento no ha defradudado. El mismo Andrés Pérez dada cuenta en su crónica del 22 de marzo de 2010 [2] del resultado efectivo de las elecciones en este territorio francés:

    “[…] La señal innovadora y de futuro vino de la región Limousin. Los socialistas locales conservaron de forma aplastante la mayoría, esta vez sin apoyo del resto de la izquierda. Una coalición alterglobalista recogió más del 19% de los votos, demostrando que puede rescatar ese voto popular que a menudo se pierde en las sendas oscuras de la desesperación ultra. Los alterglobalistas constituirán una oposición antiliberal desde la izquierda”.

Diecinueve por cien de los votos, dos puntos más de las previsiones, un intento que rompe y vence sectarismos, cultivos nada creativos de las tradiciones y que habla de la formación y abono de una nueva izquierda con perspectivas y finalidades anticapitalistas claras.

Francia no es España; desde luego. Limousin no es toda Francia; por supuesto. Cada singularidad social es singular; por definición. Las tradiciones nacionales o afines pesan, y la situación de las izquierdas más aun; sin atisbo de duda. Pero no se me ocurre una lección mejor que podamos extraer de las recientes elecciones francesas: la ciudadanía antiliberal unida, y las organizaciones que la forman, apoyan y alimentan, tienen mucho que ganar y aprender de la experiencia francesa. Les va su vida política en ello al igual que la esperanza de muchos ciudadanos y ciudadanos que no quieren claudicar ni abonar las filas de la desesperanza..

No es difícil. De hecho, es cultivar una tradición que tienes nudos y aristas destacados. Este es otro ejemplo francés.

Las elecciones municipales de la primavera de 1945 llevaron a una victoria arrolladora del PCF [3]: llegó con claridad al 30% de los votos. El éxito fue confirmado en las primeras elecciones generales de 21 de octubre de 1945: el PCF alcanzaba el 26% del voto y 160 escaños en la Asamblea Constituyente (los socialistas alcanzaban el segundo puesto con 24% y 142 escaños).

A pesar de la clara victoria electoral del PCF y pese a sus promesas, y como era de esperar, De Gaulle rechazó dar al PCF ministerios claves.

El PCF usó su poder en el Parlamento para condenar la guerra francesa en curso que pretendía recuperar el poder sobre la colonia de Vietnam. La parlamentaria comunista Jeannette Vermeersch, la compañera de Maurice Thorez protestó ante el hecho de que en los pueblos vietnamitas los franceses estaban “cometiendo el mismo tipo de atrocidades” que los nazis habían cometido en Francia pocos años atrás.

La afirmación provocó un tumulto en el Parlamento. El presidente insistió: “¡Señora, le digo muy educadamente que está insultando intolerablemente a esta Asamblea y a la Nación!” Vermeersch no se calló, insistió en su denuncia. El presidente hizo un comentario muy masculino: “Señora, nunca creí que una mujer fuera capaz de tanto odio”. Esta fue la respuesta de la camarada Vermeersch:

    “Sí, odio. Lo hago al pensar en los millones de trabajadores que explotáis. ¡Sí, odio a la mayoría de esta Asamblea!”.

Hay motivos para seguir odiando situaciones que pueblan el mundo y nuestros países de injusticias, de explotación creciente y de desesperación no menos acelerada.

Notas:

[1] http://www.publico.es/internacional/302274/capitalismo/exige/izquierda/combate

[2] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=102739

[3] Tomo la información de Daniele Genser, Los ejércitos secretos de la OTAN. El Viejo Topo, Mataró (Barcelona), 2010, pp. 132-133.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

¿Qué es la izquierda?

Hoy ojeaba un estudio que la revista Temas ha sacado. Estudio, que desde mi punto de vista es interesante porque no sólo analiza el voto real con la intención de voto, también analiza el posicionamiento del electorado respecto a su opción política y el resto de opciones políticas y cómo sitúa a los partidos políticos, desde su perspectiva, en esa escala ideológica.

 Los resultados que salían de IU, sin haber entrado en el detalle de la investigación, manifiestan un conflicto ideológico interno importante. Por un lado la mitad (no recuerdo los número pero esa es la tendencia) de los electores se sitúan ideológicamente en las mismas posiciones que sitúan al PSOE y por otro lado, la otra mitad, se sitúa en posiciones mucho más extremas. El cómo nos ve la gente es más o menos similar. Y en por qué no nos votan sale algo parecido. Más o menos la mitad nos ve como un sucedáneo del PSOE y la otra mitad nos ve excesivamente radicales en nuestros planteamientos. Tenemos, por lo tanto, una clara división interna (desde el plano ideológico) que se convierte, desde mi punto de vista, en una indefinición constante en sus políticas y en una falta de estrategia en asuntos relevantes y que se traduce en una alternativa poco o nada clara.

 Las dos tendencias internas claramente delimitadas y muy visibles, a las que muchos llaman familias o grupos de presión por el poder no son más que el mantenimiento de un equilibrio ideológico interno muy difícil de gestionar desde un punto de vista organizativo. Muchas veces hemos oído que en IU no ha debate político. Tal vez es que no puede haberlo, o tal vez, muchas veces nos perdemos en lo ideológico para olvidarnos de los asuntos concretos.

 En ese paraguas, en el que parece que todos a la izquierda de un PSOE cada vez más liberal tienen cabida, habrá que buscar puntos de encuentro para darle uniformidad a la política, o bien… hacer dos paraguas para abarcar, desde una perspectiva de izquierdas, a todo el abanico electoral que hoy no tiene opción política. Las dos opciones parecen suicidas si a lo que se aspira es a tener presencia institucional. La primera porque la gestión del conflicto siempre ha sido complicada y casi me aventuro que a decir imposible y la segunda porque se renunciaría a tener presencia institucional y mucho más con la actual ley electoral.

 Parto de la base de que no sirve todo lo que se sitúe a la izquierda del PSOE, porque con la tendencia del PSOE a la derecha, lo que estamos permitiendo es la entrada de posiciones más liberales que socialdemócratas y convirtiendo la organización no ya en un enjambre, sino en una amalgama de lo insólito. Me explico. El centro no existe como tal, simplemente es la media ideológica de la población. En una escala ideológica de 1 a 10, parece razonable que el centro se sitúe entre el 4 y el 6. Si la tendencia del PSOE es ocupar cada vez más posiciones a la derecha, el centro que marcan los dos grandes partidos estaría entre el 7 y el 5 (a poco) y por lo tanto, el espectro de la izquierda sería cada vez más amplio y mucho más indefinido. Viendo las posiciones de lo que tenemos a nuestra derecha, me asusta lo que se sitúe simplemente a la izquierda y nos llevaría a redefinirnos (como ya ha pasado) una y otra vez pero ahora y, cada vez más, con un espectro más amplio de lo que es la izquierda, pero y por lo tanto, con unas posiciones ideológicas cada vez más indefinidas.

 Lo primero que se debería hacer es buscar los puntos para mantener el equilibrio partiendo de la base de que IU es ante todo y para todo un movimiento político con una clara vocación de clase y no un partido político de izquierdas. IU es la presencia institucional de los movimientos sociales. Pero… ¿nos interesa estar en todos los movimientos? No, sólo en aquellos que se arraiguen en un posicionamiento de lucha de clases. No todos los movimientos quieren una presencia institucional y no todos están fundamentados en la teoría del conflicto social.

 Esos deben ser los puntos de arranque: movimiento (que es acción) de clase y esta debe ser la base del equilibrio que nos una a todos los que queramos estar dentro y que marque las diferencias con los que están o quieran quedarse fuera.