Archivo de la etiqueta: elecciones

Mítines y Cayo Lara

Estoy siguiendo con atención la campaña electoral, no aquella que nos venden como espacios de marketing dentro de los medios de comunicación, tampoco aquella en la que proponen como recetas novedosas las mismas que llevan años aplicándose y que nos han llevado a una crisis estructural de nuestro sistema. Sigo con especial atención la campaña de Izquierda Unida y en especial la de Cayo Lara.

Tengo que decir que no era una entusiasta de Cayo pero me ganó en el mitin que dio en Cercedilla, que además fue el primero de la campaña.

El concepto mitin ha cambiado mucho en la era de las TIC. Las personas ya no necesitamos acercarnos a ellos para escuchar el programa, lo que proponen y lo que se critica. Los mítines ahora son contemplados como una exaltación al líder y una demostración de fuerza o debilidad ante los contrarios. Hace años fui a un mitin de Felipe González, quería escuchar de viva voz al que para mí era uno de los mejores oradores de este país y “un animal político”. Salí decepcionada. Más que un mitin parecía una arenga con su panda de “grupies” aclamando al líder. Ovaciones, aplausos, movimiento de muñecas meneando banderas del partido y un discurso entrecortado. La imagen no era muy distinta a la que se puede ver en un partido de fútbol y por supuesto, no era el concepto romántico de mitin que yo tenía. Después de eso, creo que no volví a ninguno hasta el de Cercedilla.

Con Cayo pasa todo lo contrario. Las personas (que pueden) toman asiento y están dispuestas a escuchar. Cayo te transporta, te envuelve. Sus mítines no son mítines, son conferencias, lo que lleva a ver a un auditorio ensimismado en un discurso que desborda contenido y en la claridad de ideas que manifiesta. Con él recuperamos el concepto del  político clásico, alejado y apartado de la era del marketing y consumo. Recuperamos ese político coherente, honesto, íntegro, que lucha por lo que cree y que lo explica en tono didáctico, no para convencernos como hace la publicidad y como hacen el resto. El tono didáctico te invita a la reflexión crítica, al entendimiento y al respeto.

Anuncios

El Hundimiento de Mariano Rajoy

El empleo y las trampas del PP de Las Rozas

Con la que está cayendo lo que es una trampa es tener a uno de los alcaldes mejor pagados de España porque es otra forma de saqueo de las arcas públicas, distinta a la corrupción, pero saqueo al fin y al cabo.

Con la que está cayendo lo que es una trampa es tener un viceconsejero de empleo que durante las horas que le pagamos todos para que ejerza sus funciones se dedique a vender su marca electoral, como si de un producto más del mercado se tratase.

Con la que está cayendo lo que es una trampa es tener 52 cargos de confianza presupuestados con un abanico salarial enorme y donde su sistema de elección es la dedocracia.

Con la que está cayendo lo que es una trampa es tener una plantilla en el Ayuntamiento con un 80% de personal laboral, donde algunos trabajadores concatenan contratos desde hace 20 años.

Con la que está cayendo lo que es una trampa es la trampa a la que nos ha sometido el gobierno del PP durante estos 16 años siguiendo el modelo Zúñiga promoviendo la temporalidad, la precariedad y la arbitrariedad en la contratación en una administración pública donde los criterios de contratación deberían ser radicalmente distintos a los promovidos.

Con la que está cayendo lo que es una trampa es que se carguen las tintas contra un gremio de trabajadores municipales porque simple y llanamente hoy por hoy son los únicos funcionarios que existen en el Ayuntamiento.

Con la que está cayendo lo que es una vergüenza es que se arremeta contra unos trabajadores que intentan mejorar sus condiciones laborales y no contra las políticas que han creado todas esas trampas.

y en eso estamos…

Cayó en mis manos el programa del PCE de 1933 en el que se pueden leer cosas como éstas:

Para los obreros ocupados

Contra los despidos, aumento general de los salarios, jornada máxima de siete horas y semanas de cuarenta horas, sin reducción de salarios; seis horas de trabajo para los obreros en las industrias insalubres, como también para los jóvenes hasta dieciocho años. Seguros sociales para los obreros industriales y agrícolas, salario íntegro para los accidentes de trabajo, para la vejez, invalidez, enfermedades, maternidad, a cargo de los patronos y del Estado y ningún aporte de parte de los trabajadores. Reconocimiento de los Comités de fábrica.

Para los parados

Seguro contra el paro forzoso, con salario íntegro durante todo el periodo de paro, pagado por los patronos y el Estado. Subsidio inmediato de un 75 por 100 el salario y no menor de tres pesetas diarias a todos los parados. Suministro de leche, comestibles, combustibles y ropas a las familias más necesitadas. Prohibición del desahucio a los parados. Exención de todo pago de alquiler o impuesto para los parados. Ocupación de clubs, palacios y demás mansiones de los grandes explotadores; de los locales de la Iglesia y órdenes religiosas para este fin. Control de todas estas medidas por los Comités de parados, que deberán ser reconocidos como órganos que representan los intereses de los sin trabajo.

Para los campesinos y obreros agrícolas

Los campesinos pobres deberán quedar exentos de todo impuesto o carga. Todo impuesto que grave los útiles de labranza, los artículos de primera necesidad, deberán ser abolidos. Impedimento de todo embargo y desahucio, sea cual fuese la causa que lo motive. Ayuda inmediata a los campesinos trabajadores. Derogación de la ley de términos municipales. A igual trabajo, igual salario, para todos los obreros agrícolas nativos y forasteros. Los obreros agrícolas que reciban alojamiento y nutrición de parte de los patronos deberán recibir alojamiento higiénico y nutrición sana y abundante. Los Comités de cortijo y los Comités de campesinos se encargan de ese control. Los Comités de cortijo y los Comités de campesinos, serán reconocidos como representaciones de los trabajadores del campo.

Para los soldados

Derechos políticos y civiles para los soldados. Derecho electoral, de asociación, reunión y prensa. Creación de comités de soldados para la defensa de sus intereses. Control sobre el rancho, higiene en toda la vida del cuartel. Supresión del saludo y del derecho a vestir de paisano y de habitar fuera del cuartel. Aumento del sueldo de los soldados a tres pesetas diarias. Elección de los oficiales por los soldados mismos. Creación de clubs para los soldados. Derecho de hacer el servicio militar en la región de su residencia. Pago de un socorro a las familias de los soldados durante la permanencia de estos en filas. Cuatro semanas de vacaciones durante la época de la siembra y la cosecha. Supresión de las maniobras agotadoras y de las marchas de noche.

Para las mujeres trabajadoras

Igualdad de derechos políticos y civiles para las mujeres desde los dieciocho años. A igual trabajo, igual salario. Seguro de maternidad, a cargo del Estado y los patronos, sin aporte de ninguna especie de parte de las trabajadoras. Derecho al aborto. Amnistía inmediata de todas las mujeres condenadas por ese motivo. Derecho de las mujeres para no asistir seis semanas antes y seis semanas después al trabajo y recibir el salario íntegro, con el puesto respetado. Cuidado gratuito de los médicos y parteras, anterior y posterior al parto. Dotación de una ayuda especial para atender al recién nacido. Creación de las casa cunas y de los jardines de la infancia.

Para los jóvenes

Plenos derechos civiles y políticos para todos los jóvenes trabajadores, sin distinción del sexo, desde los dieciocho años. Jornada máxima de seis horas. Enseñanza profesional durante las horas de trabajo a cargo de los patronos. Salario mínimo para los jóvenes aprendices, no inferior al 50 por 100 del salario de los adultos. Vacaciones anuales de un mes. A igual trabajo, igual salario.

Para los pequeños productores y pequeños comerciantes

Aumento general de los salarios para todos los empleados, dependientes y funcionarios (de la industria, comercio, banca, municipio, estado). Reducción de horas de trabajo para los empleados y dependientes. Seguros sociales igual para los obreros. Medidas eficaces a favor de los pequeños productores y comerciantes, disminución de los impuestos y de otras cargas fiscales. Apoyo decidido a todas las luchas de los intelectuales, estudiantes, técnicos, ingenieros, artistas, etc., dirigidas contra el gran capital y el Estado. Supresión de todas las medidas aduaneras que tienden a encarecer los precios de los artículos de consumo popular. Rebaja inmediata no inferior de un 50 por 100 de los alquileres. Prohibición de todos los desahucios de los trabajadores.

Instrucción pública

Enseñanza laica y gratuita, obligatoria del Estado, para todos los hijos de los trabajadores, hasta los catorce años. Prohibición de toda enseñanza religiosa en las escuelas. Suministro gratuito de meriendas escolares, libros y ropas. Confiscación de todas las escuelas religiosas y de todos sus materiales. Supresión de todo impuesto, derecho de matrícula u otro en las escuelas secundarias y Universidades, y pago de un sueldo por parte del Estado a los estudiantes pobres.

Para los pueblos oprimidos

Enseñanza del idioma materno y derecho a utilizarlo en todos los actos de la vida. Derecho de los soldados para hacer el servicio en sus regiones natales, como de hablar su idioma nativo durante el servicio militar.