Archivo de la etiqueta: 20N

Mítines y Cayo Lara

Estoy siguiendo con atención la campaña electoral, no aquella que nos venden como espacios de marketing dentro de los medios de comunicación, tampoco aquella en la que proponen como recetas novedosas las mismas que llevan años aplicándose y que nos han llevado a una crisis estructural de nuestro sistema. Sigo con especial atención la campaña de Izquierda Unida y en especial la de Cayo Lara.

Tengo que decir que no era una entusiasta de Cayo pero me ganó en el mitin que dio en Cercedilla, que además fue el primero de la campaña.

El concepto mitin ha cambiado mucho en la era de las TIC. Las personas ya no necesitamos acercarnos a ellos para escuchar el programa, lo que proponen y lo que se critica. Los mítines ahora son contemplados como una exaltación al líder y una demostración de fuerza o debilidad ante los contrarios. Hace años fui a un mitin de Felipe González, quería escuchar de viva voz al que para mí era uno de los mejores oradores de este país y “un animal político”. Salí decepcionada. Más que un mitin parecía una arenga con su panda de “grupies” aclamando al líder. Ovaciones, aplausos, movimiento de muñecas meneando banderas del partido y un discurso entrecortado. La imagen no era muy distinta a la que se puede ver en un partido de fútbol y por supuesto, no era el concepto romántico de mitin que yo tenía. Después de eso, creo que no volví a ninguno hasta el de Cercedilla.

Con Cayo pasa todo lo contrario. Las personas (que pueden) toman asiento y están dispuestas a escuchar. Cayo te transporta, te envuelve. Sus mítines no son mítines, son conferencias, lo que lleva a ver a un auditorio ensimismado en un discurso que desborda contenido y en la claridad de ideas que manifiesta. Con él recuperamos el concepto del  político clásico, alejado y apartado de la era del marketing y consumo. Recuperamos ese político coherente, honesto, íntegro, que lucha por lo que cree y que lo explica en tono didáctico, no para convencernos como hace la publicidad y como hacen el resto. El tono didáctico te invita a la reflexión crítica, al entendimiento y al respeto.

Anuncios

El Hundimiento de Mariano Rajoy