Archivo de la categoría: Habitación roja

Cuenta solidaria con la minería

Quienes no conocían cómo se las gastan los mineros y sus familias en los conflictos laborales estos días no dan crédito a la guerrilla  y barricadas que se hacen en las cuencas. Es mucha la admiración que está despertando esta gente que se gana la vida a más de 300 metros de profundidad. Su lucha la hemos hecho nuestra.

Pero todas las personas sabemos que un día de huelga significa un día de jornal. Una huelga indefinida significa dejar de cobrar el salario indefinidamente. Y una huelga indefinida es insostenible en el tiempo a no ser que demostremos nuestra solidaridad.

Se ha abierto una cuenta para recaudar fondos y destinar el dinero a todas esas personas que están luchando por su futuro laboral y el futuro de sus comarcas, pero sobro todo y ante todo, a los mineros que llevan más de dos semanas encerrados en tres minas distintas. Dos en Asturias y una en El Bierzo.

Es importante mostrar nuestra solidaridad. Es importante demostrar nuestro apoyo a su lucha no sólo desde las redes sociales, también destinando el dinero de las cañas de este fin de semana a una causa justa. Este es el número de cuenta y cuando hagas el ingreso recuerda ¡Viva la lucha de clases, viva la solidaridad obrera!

Todo es una M…, lo sé.

Tienes razón, esto es una mierda, lo sé.

Es una mierda el decretazo del PSOE, que deja a los trabajadores en paños menores frente al empresario, que permite desestabilizar todavía más nuestra relación con el mercado de trabajo, que precariza las condiciones laborales, que nos toma por meros recursos obviando lo humano.

Es una mierda que los sindicatos no tengan capacidad de respuesta ante los ataques a nuestros derechos, que sean vilipendiados impunemente por quienes si pudiesen los ilegalizarían, que su imagen y autonomía haya caído tan bajo.

Es una mierda que tu hipoteca cueste mucho más que tu casa, que tu salario te permita apenas pagarla (o directamente no te lo permita), que tus amigos se hayan quedado sin trabajo y otros estén a punto de perder su casa.

Es una mierda que seas un mileurista despreciado o despreciada, con unas condiciones de trabajo deplorables, sin horario de salida y sin derecho a quejarte por miedo a que te pongan de patitas en la calle.  

Lo sé, absolutamente todo es una mierda. ¿Quién te dijo a tí que sólo con tu esfuerzo y trabajo llegarías a esa meta imaginaria que un dia puso Mario Conde como paradigma de la nueva sociedad? ¿quién te vendió la moto de que tu solo llegarías? Pues ya ves donde te han llevado esos principios liberales que un día te “vendieron” como lo mejor, como lo más, como lo único, como por lo que tenías que luchar e incluso matarte (Sí, matarte, todos los años mueren en España unas mil personas a consecuencia de su trabajo).

¿No crees que va siendo hora de dejar de quejarse? ¿No crees que va siendo hora de rescatar lo que te contaban tus abuelos o tus padres de cómo consiguieron los derechos que hoy se están cargando? ¿No crees que va siendo hora de pasar a la acción?

Nosotros y nosotras ya lo hemos hecho y el día 26 empezamos el proceso de Refundación. Si quieres pasarte, allí tienes tu hueco (no hace falta que digas que vas de mi parte). Y al día siguiente, el 27, salimos a la calle a manifestarnos porque pensamos también que esto una mierda, pero en vez de quedarnos parados, vamos a cambiarlo.

.

¿Y tú vas a seguir haciéndoles el juego?

Mi avatar

Esta foto me lleva acompañando unos 18 años, desde mi época de la Facultad. La llevaba en la carpeta. No sé donde la vi. Imagino que la compraría o me la comprarían en algún puesto de Tirso de Molina o la recortaría de una revista. Esta foto después la tuvimos enmarcada en casa, en un portarretratos en una de las librerías.

Es un cartel republicano contra la Guerra Civil y la ideología fascista de los golpistas. Después me enteré, cuando la busqué en internet, que es un cartel de la Generalitat de Catalunya, cuando siempre pensé que sería de la valenciana. Es lo menos importante. Lo importante es que esta foto forma parte de mi biografía.

Me encanta esta foto por su valor simbólico. Una zapatilla campesina pisando la cruz gamada, el pueblo pisoteando el fascismo. Además el pie parece de una mujer, con lo que tiene más carga simbólica. No es una foto que haga referencia expresa a la Guerra Civil sino a la internacionalización del conflicto contra el fascismo. Demasiada carga simbólica para una sola foto.

La mujer en la confederación y en la lucha.

No recuerdo de dónde saqué este texto. Sé que lo hice para algún 8 de marzo y que mutilé parte del mismo para poder publicarlo, imagino que en alguno de esos boletines que hacíamos en la Sección Sindical. Hoy, revisando cosas que tengo en el ordenador con el fin de hacer un poco de limpieza me lo he encontrado. Es tremendamente sugerente lo que dice y te invita a la reflexión. ¿dónde hemos llegado 31 años más tarde y qué camino nos queda por recorrer? CC.OO. fue pionera, como en muchas cosas más, de la integración del movimiento feminista a la lucha obrera porque supieron desde el principio que la lucha de clase de las mujeres iba pareja a otra lucha de género. Lo que es lamentable es que en nuestra sociedad, 31 años más tarde de las palabras de Marcelino tengamos que seguir abriendo la senda.

(Escrito por Marcelino Camacho en 1978)

Hablar de la condición de la mujer no tiene sentido, si no es para transformar esa condición. Pero esto sólo es posible si ella misma participa en el estudio de lo que le concierne, en la elaboración de sus soluciones y en la acción necesaria para hacerlas triunfar. La mujer trabajadora, y la mujer en general, liberándose de la sociedad capitalista, se libera en parte de sus opresiones y desigualdades. No se debe hablar de la mujer en abstracto, sino de cómo vive y a qué clase pertenece. Pues es a los problemas derivados de esto a lo que hay que dar respuesta, fundamentalmente.

Un análisis de la cuestión femenina y de los obstáculos a vencer sólo tiene valor si está directamente relacionado con la realidad económica.

 (…) De todas formas, y aún teniendo en cuenta lo anterior, la lucha por la liberación de la mujer trabajadora debe ligarse a la lucha por terminar con la explotación capitalista; de la misma manera, la lucha por la liberación de la mujer supone una contribución imprescindible para dicha superación del capitalismo.

 Desigualdades en el trabajo, en la familia y en la sociedad. Existe una escasa formación profesional. Los salarios de la mujer son más bajos. Para la mujer no existe reposo. No dispone o es muy escaso el tiempo para leer o estudiar. La enseñanza es limitada.

 El peso de los prejuicios también es grande: “el salario del hombre sostiene a la familia, el de la mujer es una ayuda”, se suele decir, y, en general, las publicaciones burguesas tratan de prepararlas para aceptar ese papel. El origen de las dificultades y de las desigualdades de la mujer se encuentra en parte en la “supremacía” de los hombres y en la “indiferencia”  de las mujeres. Pero más aún en la sociedad capitalista.

 (…) Para una promoción real de la mujer en la sociedad, debe participar activamente en la vida social  y política, en el trabajo y en la vida cultural.

 (…) Debemos luchar por una igualdad en su formación, en su derecho a un puesto de trabajo, en su promoción, en la consecución de equipamientos colectivos, en el reparto de las tareas en el hogar.

 Debemos luchar por cambiar las leyes que la discriminan. Por el derecho a tener o no tener hijos; por los anticonceptivos, por su libre sexualidad. Por la más completa equiparación en todos los órdenes.

 El movimiento feminista debe encontrar en el movimiento obrero y sus organizaciones el aliado que le permita realizar sus objetivos en toda su profundidad y amplitud. La propia experiencia ha demostrado que la transformación de estructuras económicas del capitalismo, es condición necesaria pero no suficiente, para eliminar la discriminación de la mujer.

¡No pasarán!

Discurso pronunciado en nombre del Partido Comunista de España ante los micrófonos del Ministerio de Gobernación, el 19 de julio de 1936 llamando a todos los trabajadores a unirse al Gobierno y a luchar contra el levantamiento militar del ejército que pretendía acabar con el gobierno salido de las urnas y la Constitución. Es el famoso discurso de Pasionaria “No pasarán”.

Que nadie cambie la historia.

¡Obreros! ¡Campesinos! ¡Antifascistas! ¡Españoles patriotas!… Frente a la sublevación militar fascista ¡todos en pie, a defender la República, a defender las libertades populares y las conquistas democráticas del pueblo!…

A través de las notas del gobierno y del Frente Popular, el pueblo conoce la gravedad del momento actual. En Marruecos y en Canarias luchan los trabajadores, unidos a las fuerzas leales a la República, contra los militares y fascistas sublevados.

Al grito de ¡el fascismo no pasará, no pasarán los verdugos de octubre!… los obreros y campesinos de distintas provincias de España se incorporan a la lucha contra los enemigos de la República alzados en armas. Los comunistas, los socialistas y anarquistas, los republicanos demócratas, los soldados y las fuerzas fieles a la República han infligido las primeras derrotas a los facciosos, que arrastran por el fango de la traición el honor militar de que tantas veces han alardeado.

Todo el país vibra de indignación ante esos desalmados que quieren hundir la España democrática y popular en un infierno de terror y de muerte.

Pero ¡NO PASARÁN!

España entera se dispone al combate. En Madrid el pueblo está en la calle, apoyando al gobierno y estimulándole con su decisión y espíritu de lucha para que llegue hasta el fin en el aplastamiento de los militares y fascistas sublevados.

¡Jóvenes, preparaos para la pelea!

¡Mujeres, heroicas mujeres del pueblo! ¡Acordaos del heroísmo de las mujeres asturianas en 1934; luchad también vosotras al lado de los hombres para defender la vida y la libertad de vuestros hijos, que el fascismo amenaza!

¡Soldados, hijos del pueblo! ¡Manteneos fieles al gobierno de la República, luchad al lado de los trabajadores, al lado de las fuerzas del Frente Popular, junto a vuestros padres, vuestros hermanos y compañeros! ¡Luchad por la España del 16 de febrero, luchad por la República, ayudadlos a triunfar!

¡Trabajadores de todas las tendencias! El gobierno pone en nuestras manos las armas para que salvemos a España y al pueblo del horror y de la vergüenza que significaría el triunfo de los sangrientos verdugos de octubre.

¡Que nadie vacile! Todos dispuestos para la acción. Cada obrero, cada antifascista debe considerarse un soldado en armas.

¡Pueblos de Cataluña, Vasconia y Galicia! ¡Españoles todos! A defender la República democrática, a consolidar la victoria lograda por el pueblo el 16 de febrero.

El Partido Comunista os llama a la lucha. Os llama especialmente a vosotros, obreros, campesinos, intelectuales, a ocupar un puesto en el combate para aplastar definitivamente a los enemigos de la República y de las libertades populares. ¡Viva el Frente Popular! ¡Viva la unión de todos los antifascistas! ¡Viva la República del pueblo! ¡Los fascistas no pasarán! ¡No pasarán!

Canción Comunista-Roberto Sobrado

Volveu o inverno, camarada, e a rutina do deber.
Un ano máis, compañeiros, quixera manter a fe,
e quixera seguir crendo que xuntos podemos cambiar
para cegar ó ben colectivo sobre o individual.

E eu non posúo a verdade nin vos vou mostrar a luz,
non quero que me sigades, non son o voso gurú,
só quería falarvos dun vello soño de igualdade,
sanidade e educación, as bases desa sociedade,
que medrará alimentada pola paz e a tolerancia,
entre pobos e razas reparto das abundancias,
e nada de caciques, especuladores nin guerras,
nin bloqueos nin bombardeos o pobo é quen máis ordena.

Saberás que estou cansado, aínda que non viva mal,
e penso seguir cantando, eu quixera facer máis,
porque anque viva coma un burgués, a familia é proletaria,
labrega, nacionalista, desa xente que non cala.

E como vou calar eu se inda hoxe me sinalan
por cantar na miña lingua, por falar dos camaradas,
dos que deron a vida, dos que morreron pola espalda,
Bóveda, Allende, Guevara, Reboiras, Lorca, Víctor Jara.
Non pido vinganza tan só quero dignidade,
as bombas e os conflictos deixémosllos ós yanquis.
Máis cedo ca tarde abriranse as alamedas,
nós temos o don da palabra. ¡Venceremos, Ay Carmela !

Cando se alonguen os días, agárdote camarada,
nun vintecinco de abril, ou na primavera do Sahara.