El canciller venezolano tiene razón

El pasado jueves el canciller venezolano en España mostraba su rechazo a la postura que mantiene el gobierno español y algunos medios de comunicación de asociar Venezuela con el terrorismo de ETA. La reacción del gobierno del PSOE no se hizo esperar y pronto maniferstaron su malestar con el comunicado. 

Hasta cierto punto es lógico que Rubalcaba no entienda la postura del canciller venezolano. En un país, como este suyo, en el que vemos como queda totalmente impune llamar terroristas -o amigos de terroristas- a los contrarios, donde vemos como se instrumentaliza la lucha contra el terrorismo con fines electoralistas, o donde asociar vasco a etarra es socialmente aceptable; no se entiende que personas normales que no participen de este espectáculo político despotriquen cuando se les incluye en ese juego.  Y lógicamente el canciller venezolano despotricó como lo haría cualquier persona razonable.

Aquí se ha convertido en normal lo habitual y lo habitual en este país por parte del PP y sus acólitos era sembrar dudas sobre el “entorno” garzoniano de ETA. Dudas a las que pronto se sumó el PSOE en un juego del “y tú más” en el que ambos partidos se sienten muy a gusto. No nos olvidemos que Zapatero negoció con ETA y Aznar lo hizo con un movimiento de liberación y que se estuvieron lanzando dardos con estos hechos como si negociar con ETA fuese algo reprochable. Así nos tuvieron entretenidos durante un tiempo.  Lo malo del asunto es que se han normalizado en nuestro país este tipo de conductas, no porque sean muy normales, sino porque han sido las habituales durante varios años.

En este juego, en el que una teoría conspiranoica (que se ha mantenido en el tiempo) llegó a insinuar que el triste atentado del 11-M había sido realizado por ETA con ayuda de Otegui y el mismísimo Zapatero mientras escuchaban a la orquesta Mondragón (o algo parecido), pretenden incluir ahora también a Venezuela y lógicamente Venezuela, como cualquier país normal, no se siente a gusto.

En algo no estoy de acuerdo con el comunidado y es cuando asegura el canciller que en España no se acaba con ETA por cobardía política. No, no es por cobardía política, que no sabría muy bien donde encuadrarla. Ahora mismo es la sociedad vasca la que está dando pasos de gigante para acabar con el terrorismo etarra mientras que la clase política permanece escéptica. Y ese esceptismo es producto de la reflexión. Cualquier método democráticamente aceptable debería ser válido para acabar con esa lacra. Los políticos deberían explicarnos sin ambages por qué se posicionan tan distantes de la sociedad civil y tal vez de ahí podríamos concluir sobre la permanencia de ETA después de muchos años.

2 Respuestas a “El canciller venezolano tiene razón

  1. Pingback: Tweets that mention El canciller venezolano tiene razón | Cuando murió el vino -- Topsy.com

  2. Bueno, se podría decir que dejar que los vascos (o los catalanes…) decidan su destino sí es cobardía política. Debe ser que cómo no confían en ganar, prefieren actuar de forma poco democrática ¿no?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s