La hipocresía de los medios y la represión en Cuba

Titular de la noticia del diario Público: “La policía cubana asedia el último adiós a Zapata

Foto que ilustra el reportaje:

Pie de foto: Un opositor cubano entra en la sala donde se mantenía el velatorio por Orlando Zapata, muerto tras pasar 86 días en huelga de hambre en prisión. – franklin reyes / ap

—————

Que alguien me explique la contradicción entre el titular y la foto, porque yo no lo pillo. Si nos hablan de la represión, que leyendo la crónica debió ser dura y canallesca, digo yo que para las incrédulas como yo, nos podía haber puesto alguna foto de la misma ¿no? y no a un ciudadano entrando tranquilamente en un recinto con pancartas que honraban al muerto.

10 Respuestas a “La hipocresía de los medios y la represión en Cuba

  1. En Euskadi cuando muere un preso, y ponen una foto suya e intentan hacerle un homenaje o incluso recibor su cadáver, prohiben la concentración , tomar militarmente el pueblo, cargan contra la multitud, y empapelan a todo el que pillan con la foto por “apología”

    • Precisamente estaba pensando en eso cuando hice el post. Es más, el post era más largo porque creo que así es más sugerente. Precisamente era en la línea en lo que estás escribiendo, pero además acababa con una pregunta. ¿Por qué en España se llama terrorismo a lo que en Cuba se llama disidencia?

      Besos.

      • Bueno, la única realidad no sometida a opinión ni subjetividad, es que todo país, a sus presos los llama delincuentes. Ningún país dice, ni reconoce que tenga presos políticos. Siempre hay alguna ley que han trasgredido, algún cargo por el que han sido juzgados, y por lo tanto todo estado llama a sus cautivos “delincuentes”.
        En rigor, es cierto, porque han cometido delito según sus leyes, o se les ha juzgado y penado como autores de infracción penal.
        Pasa en Turquía, pasa en EEUU, pasa en Rusia, pasa en Marruecos, pasa en España, pasa en China, pasa en Cuba…. siempre pasa, y siempre ha pasado.
        No me voy a meter en cuánto de verdad hay en que se reprima la actividad política, asociativa, movilizadora, desestablizadora, o suvbersiva del orden establecido. Ni en cuánto hay de verdad en las realaciones directas de esas personas con actos violentos, asesinatos, o atentados contra Cuba. Ni si es posible o no que tales relaciones sean simplemente “ideológicas” y no reales de colaboración en un delito.
        Ni en valorar si realmente se puede colaborar ideológicamente con quien sí comete actos violentos sólamente por ser connivente con sus objetivos de derribar un sistema dado.
        Pero el hecho es que siempre es así, Cuba dice que son “delincuentes” igual que Rubalcaba dice que Otegi, o cualquier político que “no condena” es delincuente por lo que opina, o no opina.
        Y así es en cada país. Sus asuntos domésticos son “internos” y “de delincuencia”.
        Lo que me llama la atención es que en Lizartza hay una señora de 60 años condenada a 4 años de prisión por en una manifestación rozar una ceja a una concejala. Y la condena primera que se le impuso a Zapata fue exactamente por lo mismo “atentado contra la autoridad” o figura delictiva similar.
        En España basta con que te resistas a un emujón de un policía para que te acusen de lo mismo que a Zapata. Atentado contra la autoridad. Y va de 2 años a 4 de condena.

        • Yo tampoco entro a valorar realidades, lo que sí entro a valorar es como nos presentan la realidad dependiendo de sus “verdades”.

          Me parece que este artículo de Ibáñez ya lo había puesto en algún sitio en relación a este tema. Ibáñez dice:

          “Primero, construyen un «modelo de propaganda» (digamos, la competencia). El funcionamiento de ese modelo permite la fabricación del consenso: un consenso que nos moviliza para apoyar los intereses especiales que dominan la actividad del Estado y del Capital. Para que la fábrica de mentiras se sostenga en pie, filtrando como verdad lo que favorece y como mentira lo que perjudica a esos intereses, es precisa la convergencia de cinco ingredientes: concentración de la propiedad de los medios, financiación mediante la publicidad, dependencia de la información suministrada por el gobierno o las empresas o los «expertos», uso de correctivos para disciplinar a los profesionales de la información, profesión de anticomunismo como religión nacional…Con estos cinco nudos, la información queda atada y bien atada.

          Luego, analizan el funcionamiento de ese modelo aplicándolo a diversas situaciones políticas. Son éstas: la clasificación de las víctimas en «dignas» e «indignas», la valoración de las elecciones como «legitimadoras» o «irrelevantes», la invención de la conexión búlgara en el atentado contra el Papa, la información sobre las guerras del Viet-Nam, Laos y Camboya…

          Las víctimas son «dignas» cuando los verdugos son «comunistas», «indignas» cuando son lacayos de los USA. Así de sencillo. Para realizar una clasificación tan distorsionada se utilizan medios cuantitativos y cualitativos. Cuantitativos: el brutal asesinato del padre Popieluszko por unos policías comunistas produjo más información que el -igualmente- brutal asesinato de noventa y seis religiosos, incluido un arzobispo, por los policías y militares del «mundo libre» (ocurridos, naturalmente, en el patio trasero). Cualitativos: cuando la víctima lo es de los «comunistas», la noticia se solaza en detalles macabros, registros de la indignación popular e insinuaciones de responsabilidades en la cumbre; en cambio, cuando lo es de las fuerzas del orden de un «Estado de derecho», la información es aséptica, vagamente exculpatoria… y aparece en la última página.”

          http://dftuz.unizar.es/a/files/left-gen/95001.htm

          • Ya, si estoy de acuerdo contigo y con ese análisis de praxis de control social del artículo.
            Y generalmente se suele deducir por comparación (sólo quien es capaz de hacer un ejercicio de abstracción y alejamiento).
            Leer en Publico que en Cuba es “Ola de represión” el prohibir una manifestación y que haya detenidos, y cuando prohibir una manifestación y que haya detenidos en el Pais Vasco es “Los proetarras no pudieron salirse con la suya”, en el mismo tipo de medios. La conclusión es que el mismo acto, es encuadrado de manera diferente dependiendo de quién es el prohibido, y quién el prohibidor. O qué bien te cae o cuánto te interesa una reivindicación, y cuánto te distancias o rechazas la otra reivindicación.

            Lo vimos también con el zapatazo a Bush. EL tipo del zapato fue alabado por esos medios anti-bush, incluso se quejaban de que lo metieran a la cárcel. Pero el hecho delictivo “intento de agresión” tiene objetivamente la misma calificación si es algún ultra que le intenta dar un empujón a Zapatero. O si es un abertzale que roza una ceja a una Heroe nacional del PP.
            Nunca protestarán porque le metan 4 años a la que roza la ceja del PP, pero protestarán porque le den o intenten un zapatazo o una pedrada a Bush.
            La explicación no está en el hecho objetivo, sino que Bush (la víctima de la agresión) cae mal, o que el abertzale (el causante de la agresión) cae mal.

            Como esas tenemos a cientos, a diario en el mundo.

  2. je, a este paso sólo nos vamos a dedicar a desmontar a los medios ¡que cansinos son!

    • Porque César es muy grande e inimitable, pero igual que “Diseccionando El País” tendría que existir ahora un blog que se llamase “Diseccionando a Público”.

  3. Lo mejor de esa noticia son los comentarios más valorados🙂

  4. Tenemos, al hilo de la manipulación informativa de Público, y el Pais, y todos los demás. El caso de Colombia.
    Objetivamente es un país hiperpeligroso, el poder ha causado o directamente, o por medio de paramilitares, la desaparición de miles de campesinos y sindicalistas allí. La vida vale bien poco, pero es una “democracia”, Y Uribe un mandatario, la pobreza es extrema, la diferencia de riqueza brutal entre sus gentes, el analfabetismo atroz, la sanidad nula para la gente de a pie. Pero es “democracia”.
    Y tenemos en Cuba que durante estos muchos años, muertos, bien pocos, las víctimas de atroces cosas son “Yoanis” de las que todos conocemos sus andanzas y opiniones, cuyo máximo daño recibido es una supuesta paliza de la que por su aspecto y pruebas, está en perfecto estado de salud, y bien guapa. Pero Cuba es “una dictadura execrable”. La muerte no ronda por la calle y en los cañaberales como en Colombia, el analfabetismo y la falta de sanidad es mínimo, pero Cuba es “una dictadura execrable”.

    Dado el riesgo de morir, o de ser aplastado, si me dan a elegir, por los datos reales, me voy a Cuba en vez de a Colombia. Eso son datos.
    Pero la manipulación mental es fuuerte ¿Alguien oye propaganda anticolombiana en El Pais? ¿En Público? ¿En EL Mundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s