El Club de las canciones. La Transición

En el tema que he propuesto, no podía faltar a la cita. Aunque llegue tarde, como la Renfe, algo tengo que decir.

Sin duda, para hablar de nuestra transición hubiese elegido la canción con la que mi amiga Cristina ha puesto título a su tema “COMPANYS, NO ÉS AIXÒ”. Ella, sin duda, lo ha hecho mejor de lo que podría hacerlo yo, así que ahí os dejo el enlace.

Al igual que  Nynaeve , yo era muy pequeña cuando murió Franco. En un entorno rural y caciquil atado por el miedo como en el que yo vivía la transición pasó por nuestras vidas sin más pena que gloria.

Los recuerdos son básicamente dos, y no están ligados a la música:

20 de Noviembre de 1975:  todavía no había cumplido los 5 años. Mi vecina le dijo a mi madre que se iba a comprar pasteles para celebrar que la había palmado el hijo puta. Mi madre le respondió:

– Helena, por dios, que todavía no sabemos lo que va a pasar

– Pase lo que pase nada será como antes.

Ese fue el día que me enteré que un enano cabrón había estado tiranizando a media España.

1 de Mayo de 1978: Mi padre nos llevó al pueblo de la abuela con el pretexto de visitarla. Era mentira. Se fue a la manifestación que el primero de Mayo hacían en su pueblo de juventud, donde corrió sus huelgas mineras del 62-63 y donde reivindicó mejoras políticas vinculadas a mejoras sociales.

Ese día comprendí que mi familia, junto a la clase obrera, fue la tiranizada. De lo que aprendí desde 1975 hasta 1978 y de ahí en adelante fue gracias a mi interés y a la Memoria Histórica que desenterró para mí mi vecina Paula, de la que tengo un post que publicaré más adelante. Paula, que murió cuando yo era una niña, me hizo roja, atea y republicana, a su imagen y semejanza.

Esos dos recuerdos, que tengo grabados a fuego en mi mente, me llevan a dos canciones.

Para Helena, nieta y sobrina de fusilados, la canción de Pablo Guerrero porque ella creía que a partir de ese día tendría que llover “A cántaros”.

Para ese recuerdo de mi niñez vinculado a la lucha minera, quería poner ¡cómo no! la canción de “En el Pozo María Luisa” pero después vi este vídeo de Victor Manuel, “en la planta 14” donde se recogen imágenes habituales para mi retina a finales de los 70 y principios de los 80. Huelgas, manifestaciones, barricadas y lucha.

Hay que señalar que en el primer trimestre de 1976, se hicieron en España 17.455 huelgas en las que se perdieron 150 millones de horas de trabajo. En 1976 el total de huelgas fue de 34.467.

Para todos ellos, esos trabajadores y estudiantes que se pelearon las calles, para los asesinados y condenados por ello, un poema de Blas de Otero al que Luis Pastor pone voz y música:

Y todo para acabar donde empecé el post, porque :

No es esto compañeros, no es esto
por lo que murieron tantas flores,
por lo que lloramos tantos anhelos.
Quizás debamos ser valientes de nuevo
y decir no, amigos, no es esto.

No es esto compañeros, no es esto,
ni palabras de paz con barrotes
ni el comercio que se hace con nuestros derechos,
derechos que son, que no hacen ni deshacen
nuevos barrotes bajo forma de leyes.

No es esto, compañeros, no es esto;
nos dirán que hace falta esperar.
Y esperamos, bien es cierto que esperamos.
Es la espera de los que no nos detendremos
hasta que no sea preciso decir, no es esto.

2 Respuestas a “El Club de las canciones. La Transición

  1. Bueno, me da igual que sea tarde, si el resultado es este😀 .

    Estoy llorando como una magdalena y por cierto, sigue en pie la oferta. ¡Por la Memoría Histórica, esa trenza no es de la virgen! (y si nadie entiende esto, ya lo entenderán :mrgreen: )

    Un beso guapa!

  2. Tiene que llover, tiene que llover , tiene que llover….!!, Joer que se me había olvidado esta canción, yo prometo editar hoy el post, pero seguro que no puedo superar los vuestros, mis sensaciones son distintas supongo que por como fuí educada, en mi casa no se hablaba de miedo, es más mi padre fue sindicalista en los últimos años de Paquito y nunca lo vi con miedo, eso sí yo fuí de las que me apuntaba a las manis ( ya a principios de los 80) sin que se enteraran en casa, que mi madre tenía pánico a que me pasara algo, ¡Que tu no puedes correr me decía, jeje, yo me buscaba la vida, pa que no me pasara nada, ni una cicatriz física, pero unas cuantas morales.
    Bicosss.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s