y en eso estamos…

Cayó en mis manos el programa del PCE de 1933 en el que se pueden leer cosas como éstas:

Para los obreros ocupados

Contra los despidos, aumento general de los salarios, jornada máxima de siete horas y semanas de cuarenta horas, sin reducción de salarios; seis horas de trabajo para los obreros en las industrias insalubres, como también para los jóvenes hasta dieciocho años. Seguros sociales para los obreros industriales y agrícolas, salario íntegro para los accidentes de trabajo, para la vejez, invalidez, enfermedades, maternidad, a cargo de los patronos y del Estado y ningún aporte de parte de los trabajadores. Reconocimiento de los Comités de fábrica.

Para los parados

Seguro contra el paro forzoso, con salario íntegro durante todo el periodo de paro, pagado por los patronos y el Estado. Subsidio inmediato de un 75 por 100 el salario y no menor de tres pesetas diarias a todos los parados. Suministro de leche, comestibles, combustibles y ropas a las familias más necesitadas. Prohibición del desahucio a los parados. Exención de todo pago de alquiler o impuesto para los parados. Ocupación de clubs, palacios y demás mansiones de los grandes explotadores; de los locales de la Iglesia y órdenes religiosas para este fin. Control de todas estas medidas por los Comités de parados, que deberán ser reconocidos como órganos que representan los intereses de los sin trabajo.

Para los campesinos y obreros agrícolas

Los campesinos pobres deberán quedar exentos de todo impuesto o carga. Todo impuesto que grave los útiles de labranza, los artículos de primera necesidad, deberán ser abolidos. Impedimento de todo embargo y desahucio, sea cual fuese la causa que lo motive. Ayuda inmediata a los campesinos trabajadores. Derogación de la ley de términos municipales. A igual trabajo, igual salario, para todos los obreros agrícolas nativos y forasteros. Los obreros agrícolas que reciban alojamiento y nutrición de parte de los patronos deberán recibir alojamiento higiénico y nutrición sana y abundante. Los Comités de cortijo y los Comités de campesinos se encargan de ese control. Los Comités de cortijo y los Comités de campesinos, serán reconocidos como representaciones de los trabajadores del campo.

Para los soldados

Derechos políticos y civiles para los soldados. Derecho electoral, de asociación, reunión y prensa. Creación de comités de soldados para la defensa de sus intereses. Control sobre el rancho, higiene en toda la vida del cuartel. Supresión del saludo y del derecho a vestir de paisano y de habitar fuera del cuartel. Aumento del sueldo de los soldados a tres pesetas diarias. Elección de los oficiales por los soldados mismos. Creación de clubs para los soldados. Derecho de hacer el servicio militar en la región de su residencia. Pago de un socorro a las familias de los soldados durante la permanencia de estos en filas. Cuatro semanas de vacaciones durante la época de la siembra y la cosecha. Supresión de las maniobras agotadoras y de las marchas de noche.

Para las mujeres trabajadoras

Igualdad de derechos políticos y civiles para las mujeres desde los dieciocho años. A igual trabajo, igual salario. Seguro de maternidad, a cargo del Estado y los patronos, sin aporte de ninguna especie de parte de las trabajadoras. Derecho al aborto. Amnistía inmediata de todas las mujeres condenadas por ese motivo. Derecho de las mujeres para no asistir seis semanas antes y seis semanas después al trabajo y recibir el salario íntegro, con el puesto respetado. Cuidado gratuito de los médicos y parteras, anterior y posterior al parto. Dotación de una ayuda especial para atender al recién nacido. Creación de las casa cunas y de los jardines de la infancia.

Para los jóvenes

Plenos derechos civiles y políticos para todos los jóvenes trabajadores, sin distinción del sexo, desde los dieciocho años. Jornada máxima de seis horas. Enseñanza profesional durante las horas de trabajo a cargo de los patronos. Salario mínimo para los jóvenes aprendices, no inferior al 50 por 100 del salario de los adultos. Vacaciones anuales de un mes. A igual trabajo, igual salario.

Para los pequeños productores y pequeños comerciantes

Aumento general de los salarios para todos los empleados, dependientes y funcionarios (de la industria, comercio, banca, municipio, estado). Reducción de horas de trabajo para los empleados y dependientes. Seguros sociales igual para los obreros. Medidas eficaces a favor de los pequeños productores y comerciantes, disminución de los impuestos y de otras cargas fiscales. Apoyo decidido a todas las luchas de los intelectuales, estudiantes, técnicos, ingenieros, artistas, etc., dirigidas contra el gran capital y el Estado. Supresión de todas las medidas aduaneras que tienden a encarecer los precios de los artículos de consumo popular. Rebaja inmediata no inferior de un 50 por 100 de los alquileres. Prohibición de todos los desahucios de los trabajadores.

Instrucción pública

Enseñanza laica y gratuita, obligatoria del Estado, para todos los hijos de los trabajadores, hasta los catorce años. Prohibición de toda enseñanza religiosa en las escuelas. Suministro gratuito de meriendas escolares, libros y ropas. Confiscación de todas las escuelas religiosas y de todos sus materiales. Supresión de todo impuesto, derecho de matrícula u otro en las escuelas secundarias y Universidades, y pago de un sueldo por parte del Estado a los estudiantes pobres.

Para los pueblos oprimidos

Enseñanza del idioma materno y derecho a utilizarlo en todos los actos de la vida. Derecho de los soldados para hacer el servicio en sus regiones natales, como de hablar su idioma nativo durante el servicio militar.

7 Respuestas a “y en eso estamos…

  1. Pingback: Tweets that mention y en eso estamos… « Cuando murió el vino -- Topsy.com

  2. ¡Cómo te gusta tirar de archivo! mola

  3. Qué bueno, qué bueno, qué bueno, qué bueno. Entre más lo leo más flipado me quedo, que grande el PCE. Lo más que me llama la atención es lo de los militares porque me toca algo.

    Grândola muy buena búsqueda y graciaaas.

  4. El PCE de hoy en día no tiene nada que ver con el de antaño. Si no, miren ustedes los politiquillos que tenemos en los sillones (que parece que nacieron sentados ya en los sillones) y que dicen llamarse comunistas.

    • Perdona que no haya salido hasta ahora tu comentario. Por defecto, worpress tiene un sistema de moderación previa de comentarios para la primera vez que se comenta en un blog. Creo que no se puede quitar.

      Ahora te comento. No se trata de juzgar a las personas, pero sí a las ideas y me parece que las ideas, pioneras e innovadoras del PCE en aquella época siguen siendo las mismas de hoy en día. Valiosas ideas que, muchas de ellas han sido asumidas por toda la izquierda y que han dado pie a movimientos sociales. El PCE es y será la vanguardia del movimiento obrero.

      Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s