Pozos, cloacas, poceros y verdades

“El poder puede probarnos lo que quiera, puede probar contra nosotros cualquier prueba: puede aprobarnos o reprobarnos cuando quiera y como quiera. Pues sólo la palabra del poder es preformativa: un decir qué hace, que hace que exista lo que dice. La verdad es siempre cosa del poder: no nos hace libres, nos obliga.

El poder puede probar nuestros delitos, pues delito es lo que el poder designa como delito. Nosotros no podemos probar los delitos del poder, pues no tenemos poder de designarlos como delito.

La correlación de fuerzas no nos será favorable mientras esperemos a que Otro nos diga qué es verdad, mientras necesitemos ver para creer.

Para enfrentarse con los dioses hay que ser dios.”

Jesús Ibáñez

La justicia se emite en base a unas verdades que se toman como absolutas. La corrupción no existe porque no existen pruebas para probarla no porque no haya corruptos. No sólo eso. ¿qué es corrupción? ¿se puede corromper a un corrupto? ¿Se puede podrir lo podrido? ¿se puede pervertir lo pervertido? Parece evidente que quien es o está no puede cambiar para serlo. Sólo los corruptos pueden probar que son corruptos, como sólo los que no son corruptos pueden denunciar la corrupción. Parece evidente que nadie va a denunciarse a sí mismo por algo que además considera no es delito. La corrupción no puede corromper corruptos, lo único que corrompe es a la democracia, porque ésta, como casi todo lo dinámico y abstracto, no es un concepto que permanezca inalterable con el paso de las décadas. Ese es el riesgo que corremos, el de prostituir la palabra democracia y por lo tanto, los valores que establecen las reglas de juego.

La clave estaría en quien ostenta el poder, en ese conjunto de dioses que dice Ibáñez y que establecen esas reglas de juego, quienes dictan lo que es verdad y quienes designan los delitos. Con la persecución al alcalde de Seseña, con el acoso judicial al que lo ha sometido el Pocero, con el apoyo de una jueza sin escrúpulos y con el silencio cómplice del resto de actores en este juego comprobamos que el poder no tiene la necesidad de perseguir la corrupción ni establecerla como delito. Tal vez esto es así porque, como hemos dicho, sólo el no corrupto puede hacer frente a la corrupción y para enfrentarse a los dioses se necesita ser dios. Los dioses no van a entrar en guerra con ellos mismos ni van a sentar las bases para dejar de serlo.

Puede que Manuel Fuentes no sea dios, ni pretenda serlo, pero de nosotros depende convertirlo para que la lucha que ha emprendido se convierta en una lucha de iguales. Puede que Manuel Fuentes no tenga el poder de determinar lo que es o no es delito, ni de probar los delitos del poder pero de nosotros depende que pueda hacerlo, para que la correlación de fuerzas sea favorable, para no esperar “a que Otro nos diga qué es verdad” en su acción preformativa. Hay que subvertir el orden y de nosotros depende.

El día 30 emprendemos la marcha contra la corrupción desde Seseña. Que por nosotros no sea.

3 Respuestas a “Pozos, cloacas, poceros y verdades

  1. Pingback: Mierda de Estado de Derecho… | La Rueda del Tiempo

  2. Lo cierto es que con medidas de este tipo, disuaden a cualquier ciudadano de intentar luchar contra la corrupción y hay muchos que ya tienen la máxima de que si no se puede con ellos, entonces unirse a ellos.

    Y así el número de corruptos aumenta, así el número de personas que lo único que hace es decir que empresarios y políticos la misma mierda son y se convierten en cómplices, sólo por guardar silencio, aumenta.

    Pero esa es la sociedad que estamos construyendo. Casos cómo el de Manuel Fuentes, no hay tantos, ni siquiera dentro de la izquierda más radical..

    • La justicia actúa como arma disuasoria contra las voces disidentes del sistema y Manuel Fuentes es la voz de la disidencia contra la corrupción y la corrupción es inherente al sistema.

      Que la justicia es represiva de la disidencia lo hemos visto no sólo en este caso, también en casos contra republicanos recientes, contra Garzón por atreverse a juzgar el franquismo o contra Egunkaria.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s