¿Viviríamos mejor en la antigua URSS?

Se ha hablado mucho estos días de la caída, hace 20 años, de un muro. Hoy existen otros muros cuya construcción celebran los mismos que celebraron la caída del que separaba Berlín, eso nos da cuenta de hasta donde ha llegado la hegemonía del pensamiento único liberal, del totalitarismo que impera. Al fin y al cabo todos los muros han sido construidos para preservar los intereses de clase y viendo las celebraciones nos damos cuenta de qué clase hablamos: de la dominante.

Se ha hablado mucho de este hecho en bitácoras y columnas de periódicos. Quizá una de las que más me impactó fue la de Isaac Rosa “¿Vivimos mejor sin el comunismo?” en la que él mismo se preguntaba y se respondía aseverando que él no viviría mejor en la antigua URSS. Esta afirmación me hizo recordar que mi padre siempre miraba con cierta admiración la apuesta por el individuo como ser social de la URSS  y que quizá si a él le hubiesen preguntado que si su vida hubiese sido mejor en la Rusia soviética sin dudarlo hubiera dicho que sí.

Aquí su biografía:

Nació en 1936, acabada la guerra, su familia se refugió en las montañas leonesas donde fueron a parar muchos exiliados para refugiarse en las minas de carbón. A los 7 años empieza a trabajar en una casa de criado, dedicándose principalmente a las labores de agricultura y ganadería. Por su cuenta aprendió a leer, escribir, sumar, multiplicar, restar y dividir. Resuelve los problemas matemáticos con una proeza que ya quisieran muchos estudiantes de ingeniería. A los 16 años se reencontró con su familia y empezó a trabajar en la mina. Conoció el hambre, el frío y las cartillas de racionamiento. Encabezó las huelgas mineras del 62-63 haciendo de enlace sindical. Iba escoltado al trabajo y llevaba la voz de sus compañeros al cuartelillo de la Guardia Civil, que eran donde se negociaban las reivindicaciones de los obreros. El trabajo de minero le permitió conseguir unos ahorrillos para sacarse el carnet de camión. Después de un tiempo trabajando “en la ruta” volvió al carbón y terminó jubilándose, por años trabajados y con 56 años, en la mina donde se dedicaba a llevar el carbón de la mina al lavadero. Tiene silicosis, aunque esta enfermedad no le afecta porque es un hombre que nunca ha fumado ni bebido eso le salva, seguramente, de estar enganchado a una máquina de oxígeno.

Sin dudarlo, mi padre, hubiese dicho que sí, que él hubiese vivido mejor en la antigua URSS, y eso sin querer ser comunista. Allí seguro no hubiese empezado a trabajar con 7 años, allí no se hubiese tenido que separar de su familia para ser “criado”. Allí hubiese ido a una escuela y quizá el Estado le hubiese pagado unos estudios. Allí hubiese tenido una infancia más o menos normal en un régimen de libertades que no sé si sería peor al que él vivió aquí.

 ¿viviríamos mejor en la URSS? Pues depende, aún hoy, a quien se lo preguntemos y en qué país lo hagamos.

6 Respuestas a “¿Viviríamos mejor en la antigua URSS?

  1. Yo tras conocer a unos cuantos rusos y ucranianos, no tengo nada claro que se viviera mejor en la URSS. Por muy jodido que estuviéramos aquí, aquello de pensar que podría ser la panacea, creo que es la mayor decepción que me he podido llevar.

    Piensa que mis ideales de izquierdas es hacer un mundo más justo, un mundo mejor. Y no es eso lo que se desprende de las personas que he conocido.

    Y eso que eran privilegiados dado que eran científicos (de los clasificados que no podían salir del país).

  2. Pues es precisamente loq ue critico en mi post. Seguro que esos “científicos” no decían nada de la educación gratuita que tuvieron, de su enseñanza obligatoria y de la apuesta que el estado hizo por ellos. Ahora bien, una vez formados preferían lo que el mundo capitalista les daba, los “privilegios” que según a ellos les faltaba. Sin saber que en nuestro mundo de “bienestar” un privilegio era poder estudiar, aunque fuesen las reglas básicas. Seguro que mi padre, sin su vida de miseria, hubiese sido ingeniero o algo por el estilo, poque aquí hubo gente que estaba jodida y otra que estaba jodidísima, pero aún hoy sigue pasando. El hijo del obrero no puede llegar a ocupar ciertas posiciones, cosa, que en esa ucrania o esa Rusia sí podían. En todos los sitios hay gente desagradecida.

  3. No, no va por ahí la cosa. Es que ellos no han tenido esa vida de bienestar de la que tú estás hablando. Que les han dado educación, sí, pero ha sido a base de con la sangre la letra entra, a base de castigo de disciplina.

    Un colegio en la URSS parecía más un pequeño cuartel que otra cosa. Qué eso les ha dado oportunidades, a unos sí a otros no.

    Yo no les he oído en ningúna caso elogiar el capitalismo, pero no por ello se dedican a decir que su vida era una maravilla.

    Vivir en una habitación cinco personas de una familia, cinco familias en una casa, no es una maravilla, por mucho que “todos tengan un techo”, lo que no sé si es “digna” o “no digna”.

    Así que no sé de qué científicos hablas tú, de los que hablo yo, casi todos siguen viviendo dónde vivían, menos uno que se ha quedado en España…

    • Nadie, que yo sepa, está alabando el socialismo implantado en la Unión Soviética. Lo que se está comparando es la España de aquella época y la de Rusia en la misma época, una España en la que vivían 5 personas en una misma habitación, (de hecho aún hoy sigue pasando) y una España condenada a la miseria. Mi padre no es que no viviese con su familia en una misma habitación, es que fue dado a una casa porque su familia no podía mantenerlo y con 7 años se tuvo que empezar a ganar el jornal. Ser rojo y pobre es la España rural era jodidísimo. Si comparamos o condenamos, debemos mirar alrededor para ver lo que había.

      Me da que has entrado a matar sin leer el post.

      Besos y que sepas que has hecho feliz a Campanilla.

      • He leído el post, lo que no he leído es a Isaac Rosa. Yo no he entrado a matar. Te he dado mi opinión y directamente has supuesto que esos científicos son capitalistas.

        Creo que en general la vida en aquella época fue dura en todas partes. El caso de tu padre, no se dio por una España Franquista. Ya se daba antes incluso.

        No sé si has leído La Forja de un Rebelde, de Arturo Barea. Es su autobiografía, hasta que se tuvo que ir de España, cuenta su infancia, en el Madrid de principios de siglo, cuenta cómo sus hermanos estaban repartidos por ahí, porque su madre no los podía mantener, cuenta cómo la SEÑORA pretendía apropiarse de él, a la par que se aprovechaba del trabajo de su madre.

        Pero si examinamos la calidad de vida, en la URSS tampoco estaba para tirar cohetes, ni entonces, ni tras la Segunda Guerra Mundial. Lo que quiero decir es que, uno examina sus miserias y muchas veces imagina una vida mejor en otro sitio, porque le han dicho que es más solidario, más “justo”.

        Y yo tras conocer a esas personas, tras conocer a sus familiares, creo que allí se vivió también mucha miseria.

        Al final, es un poco eso de le dijo la sarten al cazo, quítate que te quemas.

        Y también estoy segura de que en ambos sitios, hubo muchos privilegiados, allí también.

  4. Por cierto el blog de Campanilla lo he borrado de tu comentario, para evitar problemas y ya lo tengo a buen recaudo… me ha encantado y me alegra de que le hayan gustado mis comentarios, jejeje, eso sí, ¡¡¡le he puesto deberes!!! aunque no sé a quien le tocarán…:mrgreen:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s